Secesión en Subotica

A finales del siglo XIX y principios del XX los acontecimientos ebulliciosos en Europa en el ámbito de arte, ciencia y vida han llegado también a Subotica a través de Budapest (estas dos ciudades en aquel entonces estaban en el mismo país). Fue un período de paz y prosperidad económica que se reflejó en la arquitectura de Subotica que estaba en pleno apogeo.

 

Los cambios que han llegado de Europa han penetrado lentamente en la arquitectura de Subotica pero fueron desarrollándose en dos direcciones, dos corrientes. Mientras una de las corrientes sigue los centros europeos tales como Munich, Viena, París y Londres, la otra corriente, aquella más dominante, se vuelve a la variante nacional húngara de la secesión. Aunque los representantes de la variante europea en la ciudad son más numerosos, la variante húngara con solo un par de representantes pero con ubicación, tamaño y destino extraordinarios, domina la ciudad contribuyendo a su atributo muy frecuente, es decir a su otra denominación : la ciudad de secesión. Estos ejemplos extraordinarios de secesión son el Ayuntamiento, la sinagoga, el palacio Raichle, bancos….

 

Los artistas húngaros de vanguardia siguiendo el ejemplo de sus colegas europeos, creían que el desarrollo industrial llevaba a la destrucción de todo lo bello y que el arte debe ser introducido en la vida cotidiana basándose en la arquitectura y la tradición populares mediante el uso de materiales locales.

En la búsqueda de las características nacionales, estudiando las creaciones populares y la arquitectura popular, la variante húngara de la secesión ha creado una lengua arquitectónica característica y reconocible.

 

A pesar de todas las capacidades, habilidades, conocimientos y viajes educativos de los arquitectos locales, el espíritu de la metrópoli y las nuevas corrientes en arquitectura llegaron a Subotica sólo mediante la contratación de los autores de Budapest y otras ciudades.

Aquí cabe señalar al tándem que formaban Marcel Komor y Dezső Jakab, a Ferenc Raichle, a los hermanos Vago y a los arquitectos locales que lo han aceptado: Titus Mačković o Pal Vadas.

Un fuerte apoyo de los ciudadanos y una gran inspiración de los arquitectos, artistas y artesanos que construyeron numerosas estructuras de estilo secesión en Subotica y en el cercano Palić, han creado obras que, incluso después de un siglo, siguen siendo igual de hermosas, atractivas e intrigantes .